domingo, 27 de julio de 2008

EL BOLICHE LA OBRA - VALPARAISO 1977

Desde el año 1974 transitando por el camino de la música, el teatro y el arte en general, intentábamos darle sentido a la vida, luchando con manos limpias contra la cruenta dictadura instalada en Chile desde septiembre de 1973, cobijados bajo el alero del Instituto Chileno-Francés de Cultura, dirigidos en ese entonces por el Sr. Alain Drouillet. Un grupo de músicos, cantores y actores, intentábamos mantener ese espacio, para proveer el oxígeno necesario que solo el arte es capaz de otorgar, con el objetivo de mantener viva nuestra esperanza y ofrecer una opción a muchos que iban y venían desorientados por nuestro maltratado Puerto.

La Peña “El Brasero” que funcionaba frente al Pedagógico de la Universidad de Chile en Playa Ancha y la Peña “Magisterio” de Peñablanca, eran los otros bastiones que ofrecían el espacio necesario para el encuentro de quienes entregaban y quienes requerían expresiones de arte comprometido con los difíciles momentos que se vivían.

Con la idea de brindar otra opción independiente, para que los Porteños tuvieran un lugar donde reunirse a conversar y tener acceso a expresiones culturales de alta calidad relativas al Teatro, la Música, la Danza y las Artes Plásticas en general, a comienzos de 1977, un heterogéneo grupo de personas decidimos darle forma a un nueva Sociedad de Creación y Difusión Artístico-Cultural, cuyo nombre de fantasía fue “Boliche La Obra”, ubicado en un tercer piso, en toda la esquina de Pedro Montt con Las Heras, en el centro de Valparaíso.

La sociedad originalmente estuvo integrada por Rodrigo Díaz, Ramón Fernández, Antonio Glaría, Juan Hernández, Víctor Abarca, Nilda Saldamando y Virginia Urbina, sin embargo hubo una gran cantidad de colaboradores que impregnados de una mística colectiva, le dieron forma al proyecto, trabajando en la refacción del local y la posterior puesta en marcha, con todo lo requerido por un local de la envergadura descrita.

Los primeros números artísticos locales que conformaron un elenco estable fueron, entre otros, Manolo Orrego, hoy destacado músico y luthier; Los Hermanos Mingram (¿qué será de ellos?); el Conjunto Folklórico “Alimay” dirigido por Valentín Sousa; el “Grupo Almendral” de música y danzas coloniales de salón , dirigido por Roberto Urrea; el Conjunto de Música Latinoamericana “Obras Trío”, integrado por Pedro Prado, Víctor Abarca y Juan Hernández; Víctor Hugo Sepúlveda y los primeros atisbos del grupo de música nortina “La Bandalismo”; Kiko Donoso, el caballero del folklore; Lucho Contreras, cantor popular; Jorge Barraza, intérprete folklórico; y Fernando Leiva, joven valor en ese entonces .

Desde Santiago, también entre muchos otros, tuvimos la frecuente visita de Tilusa, el payaso del humor triste, acompañado por la voz y guitarra de Pancho Caucamán; Gabriela Pizarro y toda la fuerza de nuestras raíces que en otrora habíamos admirado dirigiendo el Conjunto Millaray; el tío Roberto Parra y sus cuecas choras; el Grupo Antara; Capri y Nano Acevedo, destacadas figuras del movimiento continuador de Nueva Canción Chilena, denominado Canto Nuevo.

Como no recordar a mi gran amigo Mario Grandi, quien vino desde la austral Punta Arenas abrazado a su guitarra, dándome la posibilidad de implementar con él un hermoso repertorio principalmente de música Argentina, que fue presentado en reiteradas oportunidades en diferentes escenarios de nuestra zona durante un par de años.

Estuvimos luchando durante casi tres años intentando mantener este espacio, pero la apretada situación económica, la mayoría de las veces superada gracias al aporte fundamental del “Flaco” Antonio, el asedio constante de los organismos de seguridad, y las diferencias de criterio y acciones con muchos de los nuevos colaboradores, terminaron por cerrarnos las posibilidades de continuar.

Queda sin embargo, el grato recuerdo de un gran grupo de personas que se entregaron con valentía a una tarea colectiva, compartiendo un cúmulo de experiencias en función del arte y la lucha contra la dictadura. La mayoría de ellos continuaron separadamente en forma individual o cobijados bajo otros aleros, luchando por una sociedad mejor, desarrollando y entregando sus pasiones artísticas.

Mi mayor privilegio es haber atesorado lo que este grupo humano me entregó: el sentido del trabajo colectivo, los conceptos fundamentales de la palabra solidaridad, el estudio permanente de la disciplina que uno elija, y por sobretodo una amistad desinteresada y sincera.

Quedan invitados todos a complementar este recuerdo y experiencia con todos los protagonistas que falta mencionar y cualquier anécdota que haya quedado por ahí en el tintero, en la sección "Comentarios" de este artículo. Podrán notar que la foto al inicio corresponde al día de la inauguración del local y puedo reconocer entre otros, algunos rostros que fueron protagonistas también: Paty, Marcela, Bernardita, Gastón, Maggie, Alejandro, Walter....

9 comentarios:

Jorge dijo...

Hola amigo: quería invitarte que visites el blog que estoy realizando con mis alumnos de segundo año de la secundaria sobre LA DISCRIMINACIÓN.
http://nodiscrimine.blogspot.com
Tema arduo e interesante.
Seguro será de tu agrado.
Tu aporte será valioso
Un abrazo desde la Argentina.

Iván Venegas Espinoza dijo...

Que hermoso Juan... cuanta pasion y empuje de juventud... que tiempos aquellos...
Lo bueno es que la Internet nos permite recrear en parte estos espacios.
Un abrazo y estaremos atentos a las nuevas entradas de tu blog

nilda dijo...

un gran abrazo por esta iniciativa ... ya enviarè aportes y tambien difusión ... hasta la próxima entrañable amigo !!

Juan Hernández Arriagada dijo...

Si quieren saber mas historias, anécdotas y protagonistas, visiten el Grupo "Yo estuve en el Boliche La Obra" en Facebook.
Un abrazo
Juan

. dijo...

Hola alli conoci a tilusa en el verano dek 79. Cante algunas noches alli tamboen...... aunque no lo creas guardo tdavia una especie de entrada que dice BOLICHE LA OBRA.
Nunca olvidare ese lugar por haber conocido a este ran amigo alli. El inolvidable Manuel Escobar TILUSA.

. dijo...

hola inolvidable para mi porque en el verano del 79 conoci a Manuel Escobar TILUSA alli..... Tammbien cante varias noches y luego en la casa kamarundi en santiago..... Inolvidable por que conoci a una personba maravillosa como TILUSA.

Juan Hernández Arriagada dijo...

Las fotografías donde aparece Valentín Sousa y la otra con "Obra Trío", son aciertos gráficos de mi amiga Marianela Astudillo, también colaboradora del boliche en esos años.

MARIA CECILIA CHAMORRO VERA dijo...

Hermoso trabajo Juan Hernández, lindo caminar...mis aplausos para Ti.

MARIA CECILIA CHAMORRO VERA dijo...

Juan una página hermosa, recuerdos de un caminar en la musica. Mil bendiciones.